Blog

CONSUMIDOR

¿Fiesta responsable o muerte?

Estas son las dos decisiones que pueden elegir los jóvenes al consumir licor adulterado:

El aumento de adolescentes y menores de edad que consumen licor adulterado en la ciudad de Bogotá cada día, es más, debido a que no cuentan con un trabajo estable que les permite tener dinero para comprar licor en sitios que les brinde seguridad y a su vez sean autorizados por las autoridades para vender el alcohol reglamentario, dado que el valor de una botella de alcohol muchas veces es el doble de barato a un licor legal.

En la poca experiencia que un joven puede tener descarta el hecho de sufrir consecuencias realmente mortales para su vida por un instante de éxtasis que le brinda una fiesta.

Cuando el licor adulterado es consumido el cuerpo humano empieza a experimentar fuerte dolor de cabeza hasta daño en el cerebro e hígado, y ceguera. Incluso, la muerte; ya que el licor adulterado lleva grandes cantidades de metanol es decir alcohol metílico o alcohol de madera, sustancia extremadamente tóxica la cual ingerir una pequeña cantidad puede ser fatal para la vida humana.

Además de ello el consumo ilegal de esta sustancia no solo deja consecuencias a nivel físico, si no también lleva un cambio en el comportamiento de cualquier ser humano que hace que personas bajo efectos del alcohol cambien su comportamiento y los vuelve: violentos, pierdan su conciencia y afecten la salud de las demás personas, y la mayoría de estos eventos se vean involucrados en accidentes automovilísticos afectando casi siempre a un tercero.

Debido a esto es importante empezar a implantar una medida preventiva a los jóvenes y menores de edad que empiezan en el consumo de licor a temprana edad para fomentar consumidores inteligentes, Aunque la medida por las autoridades nacionales es penalizada tanto para los padres, o los vendedores de alcohol a menores y jóvenes, se debe trabajar en la prevención del consumo una regla sin educación no tiene éxito y quien no entiende de las consecuencias y que sus actos irresponsables repercute y afecta a los demás y su vida propia no va dejar de consumir ni cambiar patrones de comportamiento solo por estar de fiesta a una edad temprana.

Del mismo modo, si los padres de los menores no tienen un correcto control del consumo de licor de sus hijos son los principales responsables en que estos jóvenes a muy temprana edad se vuelvan en alcohólicos.

Es por eso que debe tener en cuenta la clasificación de consumidores de licor y tener en cuenta que un consumidor es cualquier persona que gran o poca medida tome licor con frecuencia (2 veces a la semana)

Paneles de consumidores:

  1. Bebedor alfa:  persona que toma para no sentir una afección física o psicológica, puede durar temporadas largas sin ingerir alcohol, su consumo es por una dependencia mental y no física.
  2. Bebedor Beta: es la persona que toma ocasionalmente en eventos sociales y su abstinencia al licor es temporal en el bebedor beta no hay dependencia y en ocasiones mantiene el control del consumo de estas bebidas
  3. Bebedor Gamma: persona alcohólica común, que tiene problemas físicos y de comportamiento cuando ingiere alcohol, pierde el control mental y de la moderación del consumo del licor fácilmente gran adicción al licor.
  4. Bebedor Delta: es una persona que consume excesivamente en eventos frecuentes sociales y tiene una dependencia del licor es decir no puede estar en un evento social si no hay licor. Y necesita consumirlo en grandes cantidades, es una persona que toma por costumbre y son personas resisten al licor es decir no se emborracha con facilidad, el bebedor delta junto con el gamma son los más comunes
  5. Bebedor épsilon (Dipsomanía): Es quien bebe durante largos periodos de tiempo, es compulsivo y tiene problemas de conducta y bebe en exceso no controla su abstinencia.

Por: Danna Hernández

13 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *